Europa

El ejército ruso mata a un bebé en el bombardeo contra la maternidad de un hospital en Zaporiyia

Según Kiev, al menos 438 niños han muerto y 841 han resultado heridos por los ataques rusos desde el inicio de la invasión, el 24 de febrero.

23 noviembre, 2022 09:40

Ucrania acusa a Rusia del bombardeo que ha matado a un bebé y asolado la maternidad en un hospital en Vilniansk, en la región de Zaporiyia (sur). El máximo responsable gubernamental en este territorio, Alexander Starukh, ha informado de que el invasor ha disparado "enormes cohetes" contra una pequeña sala del centro con personal sanitario, madres y recién nacidos.

"El dolor llena nuestros corazones: un bebé que acababa de venir al mundo ha sido asesinado", ha condenado Starukh, que no ha podido dar por cerrado el número de víctimas sino limitarse a explicar que los servicios de emergencia ya se encontraban en el lugar para socorrer a los afectados. Las primeras imágenes desde el lugar, nocturas, los muestran trabajando contrarreloj. 

[EEUU anima a Ucrania a llegar hasta Crimea con un ojo en los posibles crímenes de guerra]

Fuentes citadas por medios ucranianos cuentan que una mujer que se encontraba ingresada ha podido ser rescatada. La alerta del ataque aéreo se lanzó a las 2:07 horas de la mañana, por lo que las autoridades llamaron a los ciudadanos a refugiarse de inmediato. Lo que no se podía prever es que las bombas caerían sobre un hospital, y más en particular contra su maternidad, donde se encuentran los más vulnerables.

Según la Fiscalía de Menores de Ucrania, al menos 438 niños han muerto y 841 han resultado heridos por los ataques rusos desde el inicio de la invasión, el 24 de febrero.

Zaporiyia, bajo las bombas

Zaporiyia es una de las cuatro regiones de Ucrania que Rusia se anexionó tras la celebración de referéndum ilegales también en la vecina Jersón y Lugansk y Donetsk, estas últimas en el este del país. Lo cierto es que Moscú no controla totalmente ninguna de ellas.

[Zaporiyia vuelve a estar bajo el asedio de las bombas: la OIEA denuncia ataques "preocupantes"]

Es en Zaporiyia donde se ubica la central nuclear más grande en suelo europeo. La instalación sí está en manos del ocupante y el riesgo de un accidente es alto, dados los constantes bombardeos en la zona de los que se acusan mutuamente rusos y ucranianos. La comunidad internacional teme lo peor.

El Organismo Internacional de la Energía Atómica (OIEA) realiza permanentes llamadas al establecimiento de una zona de seguridad en torno a la instalación. Hace unas horas, el presidente Zelenski pidió "la desmilitarización de la central". Lo considera "extremadamente importante".

El frío congela la guerra

Moscú mantiene sus ataques contra infraestructura civil, sobre todo la energética, sin avances territoriales. La estrategia del Kremlin es mermar la moral del enemigo condenando a su pueblo a un invierno sin luz, calefacción o agua. El Gobierno de Volodímir Zelenski ha comenzado a evacuar Jersón ante la falta de recursos. ONG anticipan una grave crisis humanitaria.

El invierno congela la guerra y amenaza a millones de ucranianos. Frío y precipitaciones complican el combate a los dos bandos. Las horas de luz se reducen a menos de nueve frente a las cerca de 16 en verano y el hielo y el barro complican el avance de vehículos pesados y también el desplazamiento a pie. Incluso realizar ejercicios básicos, como limpiar las armas, se torna una tarea complicada.

[Los ucranianos recurren a calderas portátiles para no morir de frío: "No me voy de aquí, esta es mi tierra"]

Guerra Rusia -Ucrania